Koh Tao día # 21

Al paraíso cuesta llegar!
Al paraíso cuesta llegar!

Ya tres semanas en tierras tailandesas. El plan de hoy lo queríamos hacer mucho desde que llegamos pero esperamos hasta ahora para urna conocer la isla pequeña que está enfrente. La isla Bang Yuang es muy famosa aquí y llegan muchos turistas, por eso es importante llega lo más temprano que puedas. En la tarde no es tan bonita porque llegan demasiados barcos.  Nosotros intentamos llegar antes de las 10 pero fue difícil porque nuestro desayuno aunque fue para llevar se demoró mucho. No le pude hacer foto porque nos faltaban manos para cargar las cosas.

Salimos caminando después de desayunar , cogimos un taxi-lancha hasta la isla, fue todo muy bien. Yo tenía algo de respeto con el viento ya que se que en una lancha así puede alzar muchas olas pero el día estaba perfecto. A Fabio le puse el chaleco salvavidas más pequeño que había en el decathlon (es a partir de 15 kg, pero preferiría eso a nada) se lo puse y daba mucha risa pero estaba bien. Así me sentía más segura por si algo pasaba. 

Llegamos después de 15 min, nos esperaba un puerto con una entrada para  de 100 baths por persona, también se debe dejar todo lo que lleves de plástico. Seguimos caminando y al mirar el mar era un agua super transparente, muchos peces que parecían hasta algas de tantos que eran. Habíamos llegado al paraíso y lo mejor es que no había tanta gente.  Sabíamos que en este lugar había un punto alto con unas vistas que queríamos muchísimo ver. Así que antes de quitarnos todo decidimos ir. Una caminata durita. Subida subida por la medio selva y seguir subiendo. Cuando llegamos al punto de las rocas para tener la vista parecía que hubiésemos llegado al mundo de los mosquitos gigantescos chupasangre! Había montones y parecía que todos se te ponían a la vez. Aparte de eso estabas super sudado y el lugar era estrecho para todo el mundo, eso sí todos se ofrecían hacerte tu foto y esperaban todo lo que fuese necesario. Al mismo tiempo unos a otros nos matabamos los mosquitos jajajja. Yo parecia una loca meniando brazos y piernas para que ni me picaran a mi ni a Fabio. Las vistas ESPECTACULARES, la lucha contra los mosquitos no tanto hahaha.
Así que casi corriendo volvimos a bajar y nos metimos al agua para quitarnos la sensación que llevábamos encima. A partir de ahí, todo relax en esa playa tan linda, con peces que se te acercaban, sin olas para que Fabio jugará y un buen día, lejos de la tormenta que habían dicho que iba a llegar.
Eso sí ni un poquito de sombra así que nos las ingeniamos para tapar a Fabio mientras hacía la siesta del medio día. Eso sí el ni rastro de insolación, nosotros aunque repetimos muchas veces la crema solar quedamos como unos camarones!! Jajaj Enrique más que yo jajaj. 

Otro acontecimiento del día es que mientras estábamos ahí en el relax total escuchamos unos gritos de una asiática (procedencia no identificable porque no entendíamos nada) está señora gritando peleando  con su esposo a grito pelao! El llegaba también a   gritar un poco y amenazarla con que le iba a pegar, ella gritaba , no se que le rogaba, le hacía pataletas y esto casi que una hora. Prácticamente toda la isla se enteró del show! Yo estaba tan impresionada del escándalo que ni hice vídeo ni nada. Ya después se fueron para otro lado y seguimos con la paz del lugar.
Eso sí a partir de la 1 de la tarde comenzaron a llegar muchas personas en las lanchas. Y la cosa se veía diferente porque como es una playa tan pequeña pues la gente se nota. Nosotros felices de que por lo menos un par de horas la playa fue para nosoteos y unos cuentos mas.

A las 3 de la tarde ya rostizados del sol, Fabio dormido todavía regresamos a nuestro taxi-lancha que nos llevó al puerto. Aquí felices de comer algo y que Fabio jugará un poco ya que estábamos solos en el lugar. Otra vez se puso medio a llorar cuando vio a un perrito del dueño.

De regreso caminando al hotel paramos a comprar algunas frutas para las meriendas de Fabio y nos tomamos nuestro juguito de mango.  Recogimos nuestra ropa de la "lavandería" y fue pisar el hotel para que cayera la prometida tormenta. Y es la hora y no ha parado de llover. Así que nos quedaremos está noche en el hotel tranquilos. A ver si no se va luz.

 

Hasta mañana a todos!! 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie