· 

Hanoi - tren día #33

Hanoi
Hanoi

Nos levantamos tranquilos sabiendo que íbamos a estar lo máximo posible en la habitación antes del check out. En el día celebramos los 10 meses de nacido de Fabio! Con todo lo que ya sabe, lo que ha crecido en este viaje.
Desayunamos, hicimos una siesta y a las 11:30 salimos de la habitación.

De aquí ya más relajados con el tráfico y ambiente de Hanoi paseamos por el centro descubriendo ese ambiente entre caos, locura y relajado de los vietnamitas.
Decidimos visitar la Iglesia que queda en el centro a la que no me dejaron entrar por ir en pantalón corto. Creo que hasta yo era más católica que el de la puerta pero bueno, así son las reglas. 


Antes de esto hicimos una pausa en un café donde probamos unos helados coreanos deliciosos. La textura es rara de describir porqur son pedacitos de hielo que parecen coco pero al contacto con la boca se derriten. Además de eso no era tan dulce y totalmente de mi agrado. (Todo el que me conoce sabe q no me gusta el helado)

Salimos a caminar un poco, viendo que puedes comprarte en Hanoi todo lo que quieras de imitación. Pero no nos ha llamado la atención nada.
Nos tomamos un jugó para refrescarnos nuevamente y salimos al teadro de marionetas muy famoso y típico de Vietnam.
Es algo lento sin embargo muy lindo, diferente e interesante. Se logra entender algunas cosas porque lo cuentan en vietnamita y pues no nos enteramos. Fabio estaba muy atento y callado, la verdad creemos que lo logró ver y se movía al ritmo de la música.

Al salir de allí una pizza que nos comimos de rapidez, darle la comida a Fabio en el hotel y nos recogió el taxi para llevarnos a la estación de tren, donde cogiamos un tren nocturno en el que íbamos a pasar 15 horas!!!

A ver como nos iba. Queríamos tener la experiencia. Primera impresión muy bien, era de 4 mini camas eso quería decir que sorpresa quien iba a viajar con nosotros. También era tan pequeño que nos tocó hacer magia para dejar un poco de espacio para las demás maletas. Entramos y había una música a todo el sonido que podía dar el tren y yo no sabía cómo iba a soportar ese ruido hasta q encontramos donde se podía apagar , gracias a Dios. Las camas tenían su almohada, su sábanas y se veía todo bien. Nos dieron agua y unas chocolatinas.              ( Pensamos que iba a ver un restaurante pero no!!! Así que menos mal comimos una pizza) Fabio se durmió al poco tiempo después que es para nosotros lo más importante. Enrique de puso también en nuestra cama hasta q ya se pasó para arriba. Eso sí nuestros vecinos que iban como 10 en ese cuarto hacían demasiado ruido.
Y así íbamos a pasar la noche...
Hasta mañana! 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie