Hoi an día #34

Desde Hoi an con amor!
Desde Hoi an con amor!

Digamos que dormir dormir no fue. Fabio si tranquilo aunque a las 4:20 am se le dio por hacer popis y seguir durmiendo. Yo aproveché para intentar dormir tamvien más, aunque ya a las 6 am quería que empezara el día. Y sí, seguíamos en el tren. Hacía mucho frio así que me tocó ponerme medias y chaqueta. Enrique se bajó donde nosotros porque arriba hacia aún más frío. Después de una hora o así comienza la música , el escándalo de nuestros vecinos sigue, tiene un bebé que lloro casi toda la noche, en fin que es un pueblo de hablar gritado.

Nos trajeron de desayunar unos sándwiches de carne (lástima) y a 5 min de llegar un almuerzo donde me comí el arroz de Enrique y el mío. Nada más era comible. 

 

Eso sí los paisajes como faltando tres horas para llegar comenzaron a ser divinos. Plantaciones de arroz, pesca, y el mar. Ya a partir de allí se nos olvidó la noche que habíamos pasado.
Fabio hizo siesta y ahí si pude dormir algo más. 


Después de 16 horas y algo llegamos a Danang. Al bajarnos ya nos esperaba un taxi organizado por Enrique que nos traería a Hoi an. Danang tiene unas playas impresionantes y está hecho ( lo poco que vimos) para el turista. Es un Resort al lado del otro. Es un lugar la llegar a descansar y no hacer nada más q estar en la playa y dejarse atender. 

Nosotros llegamos a nuestro hotel y nos esperaba una piscina , así que alistamos todos y bajamos a comer algo y un rato en la piscina. Cuando Fabio hacia su siesta aprovechamos también para descansar y ya al momento que queríamos salir nos dimos cuenta que no dejaba de llover así que nos tocó esperar y jugar con Fabio que se había despertado con mamitis y no me dejaba moverme para ninguna parte.

Ya antes de que anocheciera dejó de llover y salimos. Entramos a un mercado donde ve den comida y al ver turistas sentados también nos animamos a probar por fin la comida de la calle que tanto queríamos probar. Es que no se imaginan lo barato y lo rico. No vale la pena sentarse en más lugares y así es como más se ayuda a la gente. Lo único es que lo hicimos ahora porque el ambiente está fresco y no hacía calor. Sino siempre se agradecerá el aire acondicionado. Además Fabio encantado con las mujeres que venían a cargarlo y a jugar con el. Desde la más joven hasta la más vieja. Señoras muy amables.
 
De allí salimos a caminar por las calle con el coche de Fabio sin problemas y listo: nos enamoramos de este lugar tan hermoso. El ambiente es tan deli, las luces, sin tráfico, relajado, fresco. Llegamos cerca del puente japonés h era la noche donde ponían las luces (velas) en el agua pidiendo un deseo. Otra de las tradiciones que queríamos mirar y vivir. Pues ahí las teníamos y todo se veía tan bonito.
Ya este lugar ganó nuestro corazón. A ver como nos van los siguientes días. Intentaremos salir más por la noche que es tan linda.

Hasta mañana, feliz día del padre en Colombia y muchos besos.

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie