Hoi an día # 35

Aquí pasamos el día
Aquí pasamos el día

Comienza el día y sólo pensamos en algo : queremos ir a la playa. Sólo que el clima está como cambiando y no sabemos si va a llover. Ver la aplicación de el tiempo (clima) es una pérdida de tiempo en estos países.

Así que después del desayuno decidimos irnos a la playa. Nos montamos en un taxi de al parecer un conductor vietnamita Católico porque tenía la virgen en su carro. Lo más chistoso es que queríamos pedirle su número de teléfono para que todos estos días fuera nuestro conductor. Al llegar a la playa le dice Enrique en inglés que si le da el número, el termina diciendo "Danang" creemos que se está presentando entonces Enrique también dice su nombre. Yo me quedo sentada en el taxi a ver si nos da su número, Enrique saca su celular. El señor se baja, me abre la puerta, Enrique se baja le muestra el celular para escribir , el señor le da la mano y se va jajjjajaja. Al parecer no entendió que queríamos jajajaj.

Llegamos a una playa de muchos kilómetros de arena. El mar muy lindo con algo de olas el agua que te puedes ver los pies. No había mucha gente. Escogimos un lugar, preguntamos cuanto costaban las sillas y nos dijeron que por consumir algo de tomar podíamos sentarnos. Así que llegamos al lugar perfecto. Estábamos solos y directamente al agua. Fabio que venía dormido se despertó y se emocionó al vernos en la playa.
El agua del mar le encanta y jugar en ma arena también. Las olas al parecer le parecen interesantes y no puso problemas al verlas romper en la orilla. Allí jugamos un buen rato.

Lo bueno es que teníamos un lugar con sombra donde pasar el día y hay brisa que te mantiene fresco.
Después del almuerzo y jugar en la arena Fabio por fin logró hacer su siesta.
No pensamos que fuera a dormir tanto y ya teníamos mucha hambre. Así que apenas que se levantó decidimos buscar un lugar recomendado por nuestra guía ahí mismo en la playa.
Fuimos y vinos que estaba lleno de gente y tenía buen ambiente como para pasar todo el día allí. Así que nos acomodarnos y ya Fabio se hizo amigos de los australianos de al lado con los que comenzamos a conversar. Almorzamos muy rico y al ver que el cielo se nublaba decidimos irnos rápido en taxi.
Hicimos bien porque de camino al hotel comenzó a llover.

Pensamos que iba a caer la super tormenta pero no. Así que pudimos volver a salir para comer algo. Fuimos al mismo puesto de ayer donde Fabio se alegró un montón de ver a la niña que atendía y enseguida quiso irse con ella. Le encanta jajaj.
Después de allí dimos una vuelta por el casco antiguo y volvimos al hotel.

Este fue nuestro día 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie