Cu Chi día # 40

Personajes del día: los túneles
Personajes del día: los túneles

Día 40 que buen número! Pues así como nuestro día. Algo que queríamos hacer mucho era visitar los túneles de Cu Chi. Los conocían? Para los que no pues intentaré describirla nuestra experiencia y con Fabio a bordo :)!
Para empezar este paseo es seguro, normal y bien para hacerlo con bebés y hasta con niños.  Lo han hecho muy seguro para el turista.

Nos recogieron muy temprano y nos llevaron a una de las calles más ruidosas de la zona para que esperaramos nuestro turno de montarnos en el bus. Mientras tanto iban diciendo nombres de Tours como en una subasta y alguien salía con un cartel y las personas lo seguían. Yo en un principio hasta pensé que rifaban viajes jajajjaja.
Llegó nuestro turno y nos montamos en el bus grande con 43 personas más. Ni se notaban. Un viaje de dos horas por 60 km hasta llegar a CuChi. El guía excelente, muy gracioso y con mucha información.  

En el viaje nos enteramos que Saigon desde 1996 recibió el nombre de  Ho Chi Minh  su primer presidente. Pero sólo algunos distritos se llama así, los otros se les sigue diciendo Saigon. Así que digamos que los dos nombres son correctos. 

La primera parada para ir al baño fue en una tienda/fábrica de personas discapacitadas por el "Agent Orange" (asi llamaban a los químicos que utilizaban los de USA). Lo que no sabía es que estos químicos aparte de causar malformaciones, cáncer se carga en los genes por 5 generaciones. Entonces muchísimas personas en Vietnam sufren todavía con esto. Así que visitamos este lugar y vimos como les enseñan de nuevo a dedicarse a algo como las artesanías. Los vietnamitas reutilizan todo así que estas están hechas de cáscaras de huevo. 
Paso algo bonito entre uno de los señores Fabio. Se sonreían mutuamente y el señor no podía hablar así que entre señas y demás me hizo entender que quería saber que edad tenía Fabio y yo le contesté. Fue bonito ver que a pesar de su condición actual de vida sigue adelante. 

La siguiente parada ya eran los túneles. Nos dijeron que era mejor no llevar bolsos grandes, echarse mucho repelente y llevar agua. ( el que quiera mejor traerse pantalón fresco largo, y zapatos cerrados, el bebé iba en el canguro bien y tranquilo, es mejor que traer coche de bebés). Ibamos a entrar a la selva. Una de las cosas que nos dijeron es que antes todo ese terreno había sido bombardeado y eran cráteres uno al lado del otro sin árboles que protegieran a las personas. Así que por eso comenzaron con los túneles. Al principio eran unos cuentan y al final eran kilómetros y kilómetros. Tenían tres niveles. Uno para atacar, otro para protegerse y el otro para escapar o refugiarse mejor. Si acababan con un túnel no destruian todo el sistema de túneles. 

Estos eran muy pequeños y angosto. Ahora ya están hechos a los turistas.
Llegamos y poco después ya nos tocó el primer túnel. Uno de 10 metros. El guía se ofreció a quedarse con Fabio para poder entrar nosotros. Pues así lo hicimos. Impresionante. Es que es un lugar super estrecho, con muy poca luz y ventilación. Al entrar ya quieres salir, así que no me imagino como sería tener que vivir ahí.
Luego nos explicaron que los vietnamitas hacían como montículos de arena parecido a los nidos de termitas y ese era su forma de ventilar los túneles. Nos contaron que los soldados estadounidenses tenían perros que reconocían el olor del enemigo entonces para evitar eso ponían ropa de los mismos soldados. 

También nos mostraron un bunker camuflado de donde podían atacar. Y ahí nos mostraron como se entraba originalmente a este lugar. Daba mucha impresión verlo. Un lugar angosto donde se tenía que entrar con los brazos arriba. Esto lo hicieron así porque el enemigo quedaba indefenso si quería entrar ya que sólo entras con los brazos arriba. Las tapas/puertas eran de madera así como los bordes para que ayudaran a absorber el agua de lluvia.
Volutarios para probar? Pues sí! Yo quería hacerlo y agradecía que hubiese traido pantalón largo porque eso de meterse en un lugar sucio, estrecho y oscuro con la piel al aire me daba más impresión que así jjaja.
Así que ahí en las fotos se ve la experiencia. Feliz de volver a ver la luz del día cuando se puede salir. Abajo es realmente oscuro tanto que estaba un guía y no lo vi hasta que habló(bueno cuando hablo tampoco lo vi jajaja)

En los túneles tienen puestas unas luces muy tenues. Al salir de aquí seguimos y nos mostraron varias trampas que ponían en la zona. La verdad es que en este momento no deseas ser soldado norteamericano. Le buscaban solución a todos los problemas que se les iban presentando. Si los descubrían entrando en uno de los túneles ponían bombas y al abrir la tapa el enemigo pues volaba por los aires y los demás soldados no volverían a abrir más tapas sin antes estar seguros. Y lo mismo pasaba con las demás trampas. Al descubrirlas ya se relentizaban e iban con mas cautela. 


Luego vino el túnel de 15 metros donde no entre con Fabio sino sólo Enrique. Íbamos a una de los bunker donde tenían algunas juntas. Yo entre con Fabio por un túnel de sólo 1 metro. Al parecer hacían todo con señas para no tener que hablar y ser descubiertos. 


La bandera de Vietnam antes debía dos colores y la estrella. Actualmente sólo es roja con una estrella amarilla. Rojo por la lucha y víctimas, además del comunismo. Y la estrella amarilla por su color de piel y por la igualdad entre las personas y sus profesiones.

De allí Enrique tuvo la valentía de entrar en el túnel de 30 metros donde habían pedazos donde tenías que ir arrastrado y a 4 patas. Después de ahí salió super agotado y me imagino el dolor en más piernas porque te toca ir demasiado agachado. Visitamos la zona donde atendían los heridos. Donde hacían sus uniformes. Usaban sandalias hechas de llantas y las hacían que se las pudieran poner al derecho y al revés así el enemigo no podía ver realmente a donde iban caminando.
Los ataque igual era normalmente en la noche. 


Hicimos una mínima pausa para probar yuca cocida. La diferencia es que ellos la comen con maní, azucar y sal. Estaba deliciosa y cuando llegue a casa intento hacerla.

De aquí fuimos a un lugar donde se aprobaban armas de verdad y se hacían tiros. Yo me quedé con Fabio en el bus por el ruido. Bueno después de aquí, ya super cansados, además de que el calor y la humedad eran muy fuertes. Sin hacer nada íbamos super sudando. Y de los túneles salías aún más sudado. 

 

A la pregunta a nuestro guía que siente un vietnamita por los estadounidenses contesto casi que políticamente correcto. Dice que al ver a los dos bandos mostrando sus heridas de guerra se dieron cuenta que lo más importante era estar vivos. Que los vietnamitas no miran para atrás ni piensan en el pasado. Que a ellos les gusta vivir felices h que las creencias budistas dicen que si odias a alguien es como si llevarás una piedra enorme en los hombros y eso no lo quiere nadie. Entonces que ellos están bien con la actualidad. Que les gusta practicar su inglés e intentan ser felices. 

Nos enteramos por otro lado que existe una desconfianza grande entre los vietnamitas mismos del sur hacia los del norte y al contrario. Así que nos imaginamos que algunos no pueden olvidar tan fácilmente. 

 


Ya estábamos listos para volver a la ciudad. Dos horas de camino que Fabio se durmió.

 

Llegamos hambrientos y super cansados.
La comida deliciosa. Restaurante Royal Saigon. Luego al hostal y de aquí no hemos querido salir más del cansancio.

 

 Yo sólo fui por algo de sushi y listo. A la cama temprano. Veremos algo de fútbol y a dormir!!

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie