Gili Air día # 47

Aquí pasaremos lo siguientes días
Aquí pasaremos lo siguientes días

Este día comienza muy temprano con los cantos de alguna mezquita cerca. 4 am. Esto acompañado poco después de los gallos del lugar y poco después de los juegos de Fabio.
Estamos en un lugar tan bonito. El baño es al aire libre. Las personas son muy muy amables y está muy cómodo.
Pedimos nuestro desayuno. Ahorrense la pedida del café. Al parecer es muy feo. Hahaha
El muchacho del hostal se puso a jugar con Fabio y entre sus risas pudimos desayunar sin estar pendientes de que cosas iba agarrar Fabio hahaha. Ya se me había olvidada que era desayunar así.

Escogimos dos kilos de ropa para ya los últimos días y lavarla. Y salimos a la playa.
Y ahora más que confirmado. Estamos en un lugar donde el azul del agua es tan lindo que es difícil de describir y la arena de la playa.
Fabio feliz desde que se levantó, jugó con el señor del lugar, se embarro por los suelos  , en la playa no dejaba de jugar y no le tiene miedo al agua lo que nos gusta mucho.

En la playa habían muchas familias con niños. Estuvimos un buen tiempo con una familia de una bebé de 10 meses igual que Fabio. Fue muy lindo hablar de su experiencia Ya que ella tiene ya dos niñas y está embarazada de gemelos hahahha. Y bueno los niños jugaron un buen rato juntos. Cada quien en su desarrollo.

Salimos del lugar donde estábamos para almorzar y si el restaurante no está frente a la playa enseguida se nota en los precios. Buscamos uno que nos gustará y donde hubiese comida local y ahí comimos unos currys deliciosos.
Volvimos a la playa notando que ya cada vez se hacía más sombra. Pero ideal para Fabio porque podía jugar por toda la arena sin miedo a que se quemara y lo disfruto mucho. Además ya había dormido y comido y todo.

Antes de que atardeciera nos fuimos a cambiar y salimos queriendo dar un paseo más largo a ver si recorrimos una parte de la isla. En el camino los colores del atardecer iluminaba las montañas más altas de la isla de Lombok haciendo que el paisaje fuese divino. Llegamos a una punta de la isla ya con Fabio en brazos (el coche lo dejamos en un sitio, es que había mucha arena para empujar) y en esa punta es donde todos se reúnen para ver el atardecer. Pues nos tocó ya el final de los colores así que mañana vendremos más temprano.

Luego de regreso paramos a comernos una pizza frente al mar. Fabio en esas se durmió y poco después nos fuimos al hostal. El cielo por las noches está totalmente estrellado. Es tan bonito.

Así que nuestro día fue cero estres y mucho disfrute. 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie