Gili Air día # 49

Nuestro último día  en Gili Air. Hasta nostalgia nos da irnos ya mañana de aquí.

Es una isla de muchos contraste. Por casi todos los lados ves a hombres trabajando y poco a mujeres. A estas las vez en algunas tiendas o en la terraza de algunas casas. Entre más al interior de la isla te vayas más mujeres ves. Eso sí la mayoría tapadas de arriba abajo. Se nota mucho que son casi todos musulmanes. Al mismo tiempo los turista paseándose casi sin ropa por sus calles y playas. 


La mayoría de la población local viene de Lombok y aquí intentan montar algún negocio. Muchos hablan inglés y son en comparación con los que viven en Lombok la minoría. Donde nos quedamos por ejemplo, vienen de una aldea donde sólo ellos dos son los que hablan inglés.

Son personas que viven de lo que hay, sonrientes todo el tiempo y hemos notado que los hombres son super felices cuando ven a Fabio. Más que las mujeres que nos encontramos por la calle. Ya varios hasta se han aprendido su nombre y cuando pasamos por el lugar lo saludan. Fabio obviamente encantado.

La mezquita de la isla está en todo el centro, está en construcción y hoy la vimos de lejos. Pero los cánticos se escuchan prácticamente en todo lugar. También se ve mucho que el hombre es el que manda. Escenas como la mujer sentada en una esquina en su silla de plastico y el hombre piernas estiradas en un sofa mucho mas comodo frente a la tele. También vimos mientras los hombres miraban mujeres que cargaban muebles super pesado en la playa. No entendimos porque los hombres no ayudaban.

En fin que al mismo tiempo se respira una paz. Una isla sin carros ni motos hace muchísimo la diferencia. Aquí no se lucha con nada.

Nos encantó este lugar porque en muchas esquinas todavía se conserva la esencia , en el día te ofrece un clima ideal para la playa y en la noche refresca tanto que aveces quieres taparte. Nosotros por ejemplo no dormimos con aire acondicionado.

Se ven muchísimas familias con niños y bebés. No sólo con 1 sino con más. Es que aquí se puede estar con ellos perfectamente. 


Les cuento todo esto porque hoy aparte de estar en la playa almorzar y volver a la playa no hicimos nada mas. Además ya mañana nos vamos.

Vamos a regalar el coche de Fabio en esta isla. El señor donde nos estamos quedando casi se muere de la alegría ya que pronto intentarán tener otro hijo porque ya tiene dos niñas. Al parecer los hombres son los únicos que pueden heredar.
Nos gustó mucho donde nos quedamos aunque como había dicho antes uno con bebés mira mucho más detenido las cosas y si limpiaran algo más la terraza (porque el cuarto esta siempre limpio) sería ideal hahaha. Pero de resto son tan queridos que a uno no le importa.

Ojala algún día volvamos a la isla! Seguro que estará mucho más desarrollada. 

Kommentar schreiben

Kommentare: 0

Folge mir auf Instagram! @paolitamtzs

#paolamartinezfotografie